Los beneficios de entrenar con frío


En invierno, cuando bajan las temperaturas y los días y horas de luz se acortan, cuando llueve, sopla el viento o nieva, el ejercicio al aire libre puede parecer una opción reservada a los más atrevidos. Pero según diversos estudios,  el entrenamiento al aire libre con bajas temperaturas aporta varios beneficios.

En primer lugar incrementa el gasto energético total, el consumo de calorías y la "quema" de grasas, ya que el cuerpo además de obtener energía para efectuar los movimientos debe realizar un esfuerzo suplementario para mantener la temperatura corporal. Por otra parte, puede estimular el fortalecimiento del sistema inmunitario y el aumento de células “defensivas” como adaptación a la combinación de condiciones climáticas y esfuerzo físico. Contribuye también a mejorar nuestro estado de ánimo y a contrarrestar los efectos del trastorno afectivo o depresión estacional (TAE-SDE). Por último, se ha demostrado que el entrenamiento a bajas temperaturas es un estímulo positivo para mejorar el rendimiento y las capacidades básicas como la fuerza o la resistencia cardiovascular. 

El simple hecho de tomar la decisión de entrenar o hacer ejercicio pese al frío o la lluvia supone afrontar el compromiso personal, olvidarse de las excusas y obtener todos los beneficios anteriormente mencionados. Entrenar con frío es un ejercicio de autodisciplina, voluntad, constancia y coraje. Y es también una forma de conectar de forma intensa con la naturaleza y con uno mismo. Los beneficios psicológicos son evidentes.

Seguramente deberemos tomar algunas precauciones simples. Calentar de forma adecuada es fundamental en los entrenamientos invernales al aire libre. También es importante utilizar ropa técnica adecuada y seguir el sistema de tres capas (hidrófuga, calorífica y cortaviento) en función de las condiciones y el tipo o intensidad de ejercicio o actividad programada en la sesión. Si entrenamos de noche, llevaremos elementos reflectantes. Si el suelo está mojado, hay hielo o nieve… entonces extremaremos las precauciones. Mantenerse correctamente hidratado antes, durante y después del ejercicio es importante al entrenar en ambientes fríos.

Bienvenido seas, frío. Tú nos haces más fuertes y resistentes.