Triptófano: la dieta de la alegría


La Nutrición es sin duda uno de los factores más importantes que pueden contribuir a mantener y mejorar nuestra salud y nuestro bienestar. Por ese motivo "No pienses en comer: piensa en nutrirte" es una de mis frases preferidas. Juanto Fernández

Estaba haciendo uno de mis entrenamientos cuando escuché en la radio un anuncio de pastillas de Triptófano. Al instante me surgió una pregunta: ¿Necesitamos realmente tomar pastillas de Triptófano?. Hace unos días el anuncio era de melatonina, en otra ocasión de colágeno con magnesio. Efectivamente, si hacemos caso a la publicidad parece ser que cada vez más necesitamos tomar de forma aislada un mayor número de nutrientes. ¿Esto es así porque nuestra dieta es cada vez más deficitaria o simplemente es una cuestión de puro marketing?. Para responder a la pregunta investigo sobre el Triptófano.

El Triptófano es un aminoácido esencial que promueve la liberación de la serotonina, un neurotransmisor asociado al placer, las sensaciones de bienestar y la regulación del sueño conocida popularmente como la hormona de la felicidad. Son muchos los alimentos que aportan Triptófano de forma natural, pero aquellos que aportan de manera combinada otros nutrientes como la glucosa, el magnesio o la vitamina B, se consideran más importantes en el proceso de síntesis de la serotonina.

El caso es que si llevas una dieta equilibrada y ajustada a tus necesidades metabólicas en la que aparezcan cereales integrales, frutas como el plátano y la piña, verduras como las alcachofas y los berros, carnes magras de ave, pescados azules como el salmón y el atún, todo tipo de legumbres, lácteos en sus diversas formas, huevos, frutos secos, chocolate negro... entonces estarás aportando seguramente todo el Triptófano que necesitas para sintetizar serotonina y sentirte "más feliz". Con las vitaminas y minerales, con el colágeno, la melatonina, las proteínas... ocurre algo muy parecido: una dieta balanceada de estilo mediterráneo aportará las cantidades necesarias y/o estimulará la producción natural de todos ellos.

Siempre recomiendo una alimentación sana y natural, variada, de temporada, lo más ecológica posible en función de nuestras posibilidades, una dieta en la que estén representados todos los grupos de alimentos. Una alimentación poco procesada y con elaboraciones sencillas. Esto suele ser la garantía de que aportamos al organismo todo lo que necesita.

No necesitamos más pastillas "milagrosas", polvos mágicos ni ungüentos "paramedicinales". Almenos no como base de nuestra forma de nutrirnos. Otra cosa es cuando en casos especiales muy concretos, debemos prescribir como última opción determinados suplementos, complementos nutricionales o ayudas ergogénicas.

Ya sabes: apúntate a la dieta de la alegría y come de todo en su justa medida. Y que lo disfrutes... con alegría y naturalidad. El Triptófano está en los alimentos. Y también el colágeno, el magnesio, las vitaminas...

Juanto Fernández